La receta imprescindible este verano: Ensalada Campera

Receta ensalada campera

¿Tienes alguna receta que nunca puede faltar en tu menú semanal de verano en casa? Seguro que las mil formas de crear una ensalada es una de ellas. De lechuga, de pasta, con naranjas, ensalada de frutas, con frutos secos, verduras… ¡Existen incontables maneras de personalizar la tuya! Pero, ¿cuál es la que nunca falta en ningún hogar y que es del gusto de todos los miembros de la familia y, sobre todo, los peques? ¡Eureka! ¡La ensalada campera!

¿Por qué es bueno comer ensaladas a diario?

Sabemos que en esta época del año las ensaladas se convierten en una opción ideal para confeccionar un menú sano, totalmente bajo en calorías, refrescante y rápido de elaborar. ¡Es perfecto! Pero te resumimos por qué.

  • Las verduras y hortalizas son alimentos que tienen un alto contenido en agua, por lo que aparte de hidratarnos, nos ayuda a eliminar más líquidos.
  • Nos sacian por su componente fibroso, que regula nuestro tránsito intestinal, reduce el colesterol y controla la glucemia. Así te sentirás saciada y sin necesidad de comer nada más si está completa.
  • Son muy nutritivas con vitaminas y minerales, fundamentales para regular cualquier proceso metabólico.
  • Además, son cardiosaludables, sanas para el corazón y llenarnos de energía durante el día.
  • Y también protegen la piel, por ejemplo hortalizas como la zanahoria, el tomate o los pimientos. Nos protegen del sol y el envejecimiento prematuro de la piel.

¿Cuál es la mejor ensalada campera?

Lo primero que hay que conocer es el ingrediente clave que no puede faltar en este plato: la patata. Y precisamente es el ingrediente básico que une tantas variantes de este plato tan humilde y sabroso. Normalmente, tampoco faltan el atún o bonito y huevo cocido, pero se pueden añadir otros elementos que aporten un punto crujiente o ácido. ¿Cómo la preparas tú?

¡Vamos a por los ingredientes principales!

  • 400 g de patata.
  • Una cebolleta.
  • Tres tomates de pera.
  • Un pimiento verde italiano.
  • Un pimiento rojo.
  • Dos huevos cocidos.
  • Una lata de atún en aceite o al natural (o bonito).
  • Unas cuantas aceitunas verdes o negras, las que más te gusten.
  • 60 ml de aceite de oliva virgen extra de calidad.
  • 15 ml de vinagre de Jerez o de sidra.
  • 5 ml de zumo de limón.
  • Pimienta negra molida.
  • Sal.
  • Perejil fresco.

Es una receta que suele contar con ingredientes que normalmente ya tienes en tu cocina. ¡Así que puedes comenzar!

El paso a paso

Lo primero, y casi el único paso más complejo, es cocer las patatas y los huevos, en caso de que no tengas estos últimos ya cocidos. Para ello, lava antes las patatas y luego ponlas a cocer en una olla o cazuela con abundante agua salada, aunque también se pueden hacer al vapor. De todas formas, es más práctico el agua para así aprovechar para cocer al mismo tiempo los huevos.

¡Siguiente paso! Después de sacar los huevos ya cocidos, continúa la cocción de las patatas hasta que se puedan atravesar con un cuchillo sin dificultad. Lo importante es que no queden muy duras. Escúrrelas y déjalas enfriar hasta que puedas pelarlas sin quemarte.

¡Toca lavar bien los pimientos, abrir y retirar las semillas! Puedes cortarlos en cubos pequeños o tiras. Luego continúa con la cebolleta y los tomates, como más te gusten. Combina todos los ingredientes en una fuente añadiendo las aceitunas cortadas por la mitad. Sólo te quedará añadir las patatas, salpimentar ligeramente y mezclarlo.

¿Qué puedes hacer para la vinagreta? Emulsiona el aceite con el vinagre, el zumo de limón y salpiméntalo luego al gusto. A continuación, pon el atún o bonito escurrido repartiéndolo por encima, añadiendo los huevos pelados y cortados.

También puedes simplemente mezclar el atún y el huevo con todo lo demás, aunque la presentación queda un poco menos elegante. Eso sí, muy rica y deliciosa. ¡Qué pinta!