Claves para hacer una fiesta mexicana en casa (I)

Guacamole, tacos, fajitas, enchiladas… ¡Como nos gusta la comida mexicana! No puede faltar ya en la gastronomía de nuestro país. ¿Has hecho más de una vez fajitas, tacos o guacamole casero? Puede que no seas tan experta en la cocina mexicana y no te salga igual que un auténtico mexicano. ¡Por eso hoy vamos a explicarte algunas recetas ideales para montar tu propia fiesta mexicana en casa! 

Tacos, nachos, fajitas, quesadillas, enchiladas y el tradicional guacamole son creaciones que no pasan de moda y hace tiempo que conquistaron a medio mundo. ¡Es increíble! Para triunfar con estas recetas en casa no tienes por qué complicarte demasiado, pero para que sean un éxito puedes utilizar cierto menaje para no recurrir a los productos industriales ya preparados. ¡Vamos allá!

¿Qué vas a necesitar?

  • ¡Para hacer tortitas nada mejor que un rodillo! Uno de madera delgado y no muy largo, que sea bien manejable. Es más recomendable que no tenga asas y esté elaborado en una sola pieza.
  • ¡Seguimos con el comal! En cocina mexicana se trata del utensilio para cocinar elaboraciones típicas como las tortillas de maíz o trigo, arepas o totopos. Es apta para la cocina de gas, vitrocerámica, inducción, barbacoa o para el horno. ¡Perfecta para ello!
  • ¿Y el calentador de tortillas? Las tortas de trigo o maíz saben mucho mejor recién hechas, pero sobre todo que estén calentitas y tiernas.
  • El mortero es vital para el guacamole y otras salsas y adobos. Perfecto para todas esas preparaciones, y solo por disfrutar de un guacamole perfecto ya merece la pena. ¿A que sí?
  • Los tacos son divertidos, informales y muy originales. Si hay muchas personas en la mesa, un soporte para tacos nos será muy útil. Una estructura metálica con los huecos perfectos para evitar desmoronamientos.. ¿Qué te parece?
 

Tortillas de harina para fajitas

Necesitarás 250 g de harina normal de trigo, 50 ml de aceite de oliva o margarina, 125 ml de agua tibia, aproximadamente, 6 g de sal, 2 g de levadura química. ¡Ahora a por ello!

Mezcla la harina con la sal y la levadura y añade la margarina en trocitos uniendo todo hasta que queden una especie de migas. Ahora, poco a poco vierte el agua tibia, ajustando la cantidad necesaria. Tiene que quedar una masa ligeramente pegajosa pero manejable. Forma una bola, divide en partes iguales, cúbrelas con film y deja que reposen unos 30 minutos.

A continuación, estira cada una con un rodillo o una tortillera. Calienta una sartén engrasada ligeramente y, cuando esté bien caliente, echa la tortilla y en cuanto se hinche y forme burbujas en la superficie, dales la vuelta. Repite la operación con el resto de la masa.

Tacos

¡Apunta los ingredientes! Ten a mano 500 g de carne de aguja de cerdo, 50 ml de zumo de piña, dos cucharadas de cayena molida o pimentón picante, tres de pasta de achiote, una de ajo en polvo, una de orégano seco, otra de comino molido, una cucharadita de sal, una cucharada de pimienta negra molida, 35 ml de vinagre de vino blanco, 1/2 cebolla blanca, 1/2 piña, una lima, cilantro fresco, 12 tortillas de maíz.

¡Vamos allá con la elaboración! Corta la carne en trozos de unos dos cm. En un recipiente hondo mezcla la cayena, el achiote, el ajo, el orégano, el comino, el vinagre, el zumo de piña y una pizca de sal y pimienta. Ahora añade la carne, remueve bien y marina en la nevera un par de horas. Precalienta el horno a 180º C. Corta la piña en dados y métela en la la brocheta alternando con el cerdo. Coloca sobre una bandeja de horno cubierta con papel y cuece durante 10-15 minutos, hasta que la carne esté dorada.

Sácalo del horno y dejamos reposar unos minutos. Mientras tanto, puedes ir cortando la cebolla en pequeños trozos y calentando las tortillas en una sartén. Retira las brochetas y corta la carne y la piña en trozos pequeños. Puedes servirlo sobre las tortillas, con unos trozos de cebolla, un poco de cilantro fresco y unos gajos de lima.

Tortillas de maíz para tacos

¿Tienes a mano 175 g de harina de maíz instantánea nixtamalizada para tortillas, tres gramos de sal y 265 ml de agua templada aproximadamente? ¡Pues vamos manos a la obra!

Mezcla la harina en un cuenco con la sal. Agrega el agua poco a poco mientras remueves con los dedos. La masa debe quedar blanda, tanto que al presionar con un dedo mantenga la forma y puedas hacer bolitas.

Divide la masa en bolitas según el tamaño en el que quieras las tortillas. Aplástalas  ligeramente y si tienes una tortillera genial, si no, coloca la bola entre dos trozos de papel film y aplástalos con algo que tenga peso o con un rodillo. Lo importante es que deben quedar lo más finas posible, de apenas unos milímetros.

Espera unos minutos para ver como en la superficie se forman una especie de burbujas, damos la vuelta y terminamos de hacer. Puedes dar una tercera vuelta si quieres hacerlas mejor. Repite la operación con el resto de masa. ¡Listo!